Sistemas de economía de fichas en la psicología infantil

Los sistemas de economía de fichas son una técnica muy utilizada en psicología, especialmente, en psicología infantil. Se encuadran dentro de los sistemas de organización de contingencias, es decir, aquellos relacionados con las técnicas operantes pero que son más complejos que estas en sí mismas porque pueden controlar varias conductas a la vez, varias personas o grupos, establece múltiples contingencias y exigen un control amplio y complejo del ambiente, así como el uso de reforzadores generalizados. Dos son los principales sistemas de organización de contingencias: Economías de fichas y contratos conductuales.

J.Labrador, define la economía de fichas como un sistema de organización de contingencias externas dirigido a establecer un control estricto sobre un determinado ambiente, de forma que permita controlar las conductas de una persona o personas. Para ello, es esencial establecer un control efectivo y exclusivo sobre los reforzadores que se emiten en dicho ambiente.

En términos más simples, se llama economía porque hace referencia a un sistema en el que se paga o cobra cierta cantidad de fichas por la emisión de determinadas conductas. El uso de fichas, un reforzador generalizado, supone que puede ser controlado por las personas que participan en el programa para que, de este modo, se aplique cuando aparezcan las conductas adecuadas o se retiren las fichas cuando aparezcan las indeseadas. Con reforzador generalizado, se hace alusión a que se trata de un reforzador, algo que a la persona le agrada y le motiva a actuar de determinada manera, y puede cambiarse por múltiples reforzadores, como el dinero. ¿Por qué entonces no se entrega dinero? Porque no se tendría el control de que este reforzador solo sea entregado si realiza las conductas apropiadas, no sería exclusivo.

Las características de los programas de economía de fichas son:

-Es posible aplicar un reforzador generalizado de forma inmediata tras la emisión de la conducta deseada.

-Un reforzador generalizado material (fichas), puede cambiarse por múltiples reforzafores, lo que hace que su potencial reforzante sea grande.

-El reforzador puede cuantificarse de forma que a más conducta , se emita más reforzador y viceversa.

– Dado que la persona puede cambiar las fichas por diferentes reforzadores, se evita el problema de la saciación del reforzador y el problema de encontrar reforzadores efectivos.

-La ficha está en posesión de la persona desde que emite la conducta hasta que la cambia por el reforzador específico, por lo que, hace de puente temporal.

-Permite cuantificar el número de conductas emitidas, controlar la evolución de estas y posibilita una reorganización constante de la intervención en función de la evolución de las conductas.

La utilidad de la economía de fichas reside en que permite introducir una o varias conductas, alterar la frecuencia de ciertas conductas y/o eliminar conductas desadaptativas , por lo que, es una técnica muy utilizada para eliminar problemas de conducta como rabietas en niños, instaurar otras conductas como el hábito de estudio y/o alterar la frecuencia de las conductas. También es utilizada en adultos, aunque, en el ámbito clínico en menor medida, pero, se ha utilizado en diversas prisiones ya que estas permiten un control más rígido sobre el ambiente.

Psicóloga Marta Marín

www.marivapsicologosvalencia.es